El pasado 27 de junio me acerqué al auditorio de Torremolinos para ver por primera vez en concierto a Abraham Mateo y, la verdad, es que me llevé una buenísima impresión.